Herramientas para políticas de alcohol

Herramientas para políticas de alcohol

Ordenanzas consideradas aprobadas y permisos de uso condicional​

Los municipios tienen un impacto positivo en la reducción de la actividad delictiva y la actividad de alteración del orden público cerca de los puntos de venta minorista de alcohol al imponer condiciones a un minorista de alcohol que garanticen que el negocio prospere, sea coherente con el carácter de la comunidad y no perjudique la calidad de vida de los residentes locales. Esto se logra a través de una serie de herramientas disponibles para el control local de puntos de venta de alcohol que incluyen:

  • Permisos de uso condicional
    • Para nuevos puntos de venta de alcohol
  • Ordenanza considerada aprobada
    • Para puntos de venta minoristas de alcohol existentes

Venta y servicio responsable de bebidas (RBSS, por sus siglas en inglés)

La capacitación en Venta y servicio responsable de bebidas (RBSS) brinda información a los cantineros, meseros, gerentes y empleados de tiendas sobre los métodos para prevenir las ventas a menores y el consumo excesivo de alcohol. La capacitación de RBSS está dirigida a los establecimientos de bebidas alcohólicas de venta en el local, como bares y restaurantes, y puntos de venta externa que venden alcohol para llevar, como supermercados y tiendas de conveniencia.

La evidencia muestra que una combinación de capacitación y cumplimiento del RBSS da como resultado reducciones en las ventas a personas menores de edad y el servicio a quienes ya están intoxicados.

Anfitriones sociales

Como un medio para disuadir a los menores de edad de beber en fiestas en casa y disminuir los problemas relacionados, las ciudades y jurisdicciones de todo el condado de San Diego han adoptado una Ordenanza de anfitriones sociales (SHO, por sus siglas en inglés), una ley que responsabiliza a los anfitriones de fiestas con consumo de alcohol por parte de menores de edad por sus acciones. La violación de la SHO, tiene como resultado multas o el arresto del anfitrión. Al mes de octubre de 2010, el condado de San Diego había aprobado una SHO dentro de cada uno de sus 18 municipios, además de una SHO en todo el condado, lo que permitió una cobertura perfecta de la ordenanza en todo el condado.